UN MARIDO DE OTRA DIMENSIÓN


Esta es otra historia de una de mis pacientes, me satisface conarla ya que actualmente ella está comenzando una nueva vida, tiene mucho que entregar y esto le dió nuevas energías.

Cuando conocí a  María, llegó a mi por una amiga que ya se había leído los registros conmigo. Estaba viuda desde hace algunos años atrás. Tenía mas de 55 años, pero al verla, representaba no mas de 45. Vestía juvenil y atractiva. De muy buena salud, activa y llena de vida, muy coqueta. Independiente. Sin grandes problemas.
Su matrimonio había sido feliz y pleno. Tuvo con su marido tres hijos, algunos viven fuera de Chile. Ella con una situación económica estable que le permite estudiar algo relacionado con sicología y además vivir tranquilamente.
Una persona muy alegre y positiva. Con muchas amigas y una vida activa. Me contó que la muerte de su marido fue muy dolorosa para ella, lo amaba entrañablemente y fue muy feliz su lado. Él era un hombre y compañero amoroso y preocupado por ella y por sus hijos, sin vicios, muy trabajador. Me contó de sus viajes fuera de Chile y de lo linda y plena que fue su vida conyugal. Me dijo que ella lo sentía constantemente a su lado. Que le encendía la radio y ponía músicas que le recordaban, y que en las noches le golpeaba su ventana. Soñaba y pensaba mucho en él. Y lo sentía cuando estaba sola, en las noches o días.
A pesar de eso, sentía la necesidad de tener alguien que físicamente la acompañara y le demostrara su amor, alguien con quien compartir el amor y los años que le quedan de vida. Alguien que le tome la mano y con quien sonreír.
Al abrir sus registros, su marido inmediatamente se hizo presente. No suelo aceptar muertos en mi sesión, ya que eso no es propio de los Registros Akáshicos, pero algunos tienen permiso si necesitan ponerse en contacto, pedir disculpas o dar algún mensaje que guíe a mi paciente en su camino actual o comprensión de los hechos. Los guías explicaron que eran almas gemelas y que han vivido muchas vidas juntos, vidas hermosas y llenas de alegría… que su misión había sido compartir y disfrutar en alegría la vida y la crianza de los hijos, hoy ya grandes y gente de bien.
Durante la sesión, ella le dio las gracias por su preocupación y compañía, pero le explicó que ya estaba lista para estar sin él, que necesitaba un apoyo físico en esta dimensión, ya que se sentía sola y a veces triste.

Por su parte el marido explicó que se había quedado por amor a ella y sus hijos y por necesidad de dejar las cosas en orden con uno de sus hijos en especial. María me dijo que su hijo menor tenía rabia con su padre por haberlo dejado… pero poco a poco ese proceso iba avanzando. Y que muchas veces ella le pidió que no la abandonara. Le describí cómo era él en vida… y que aún muerto, en espíritu tenía algunos rasgos de su personalidad, como lo celoso y preocupado por su bienestar físico. Ella reía de todo esto, pero estaba impactada. También explicó que en cierta forma ella lo había mantenido aquí y que no se iría hasta verla bien. Que la dejaría protegida y que buscaría un hombre para que la acompañara en sus días que le quedan en esta encarnación… y cuando fuese el tiempo él mismo vendría a buscarla para acompañarla como siempre lo habían echo… en el último viaje de regreso al padre.


La resistencia a vivir el proceso de duelo, la había mantenido junto a él. Los recuerdos de las vidas felices que habían vivido juntos y el gran amor de las almas gemelas. Pero era el momento de que ella retomara su misión y de que él siguiera su proceso de evolución en la otra dimensión, le expliqué que aún tenía algo que entregar al mundo, y de su amor y su propia experiencia sacaría la fuerza y la creatividad para hacerlo. Le dije que tenía que escribir su historia de amor y vida para regalarla a sus nietos y motivar a la gente de su edad, contándoles de cómo ella ha vuelto a vivir intensamente y feliz. Se impresionó al comentarme que ella hace tiempo estaba tratando de escribir la historia de su familia, para dejársela a sus nietos. Pero que la pena y la soledad que sentía no la dejaba hacer nada creativo últimamente, pues a veces necesitaba conversar y tener un hombro amoroso con quien compartir una taza de café... por ejemplo.

Le di una sencilla ceremonia de despedida, que ella debía hacer en la intimidad de su hogar, cuando sintiera que estaba lista para dejarlo marchar. También le pedí que sacara de su vida y de su casa físicamente las pertenencias de su marido, entregándolas en donación, vendiéndolas o regalándolas. Y que solo dejara algunos recuerdos significativos. Le di un frasco con esencias florales, para ayudarla a procesar la pena del duelo no vivido, aprender de la experiencia, abrir el corazón, sanarlo y prepararse para aceptar los cambios y las nuevas energías que se movilizarían en su vida y tomar fuerza y valentía para retomar su actividad creativa…

A los 7 días la cité para hacerle Reiki y trabajar un tema con su madre. Al llegar estaba con gripe. Me contó que justo al día siguiente de nuestra sesión de lectura de registros akáshicos, cayó disfónica y en cama con un fuerte resfriado. Ella comprendío de inmediato que era la pena no expresada de haber perdido a su marido hace 6 años… y también la decisión de dejarlo marchar. Me dijo que aún lo sentía en casa, que había empezado a sacar cosas de él, y cual no sería su sorpresa al darse cuenta que su velador estaba tal cual lo había dejado… estaban sus lentes, su lectura, su reloj…  todo como él lo había dejado hasta el día de su muerte… me contó que lloró y se rió de ella misma, de su apego. Limpió y sacó todo y lo metió en una caja dándole las gracias por haberla acompañado tantos años aún después de la muerte, pero que ya no era necesario.
Esa sesión de reiki, fue muy bonita. Me pude contactar con su marido. Él se despidió y dijo que ya estaba liso para marchar. Quería que ella fuera feliz, muy feliz… le buscaría alguien que le daría mucho amor, compañía, apoyo y que también sería un apoyo económico, para que no tuviese privaciones. También habló de sus hijos. Ya estaba listo… Solo faltaba que ella hiciera el ritual… y ese sería su adiós.

Hizo el ritual… y ya no lo siente mas.
Coincidentemente esa misma semana, tenía una cita con un viudo que hace meses quería conocerla a través de un conocido. Pero por uno u otro motivo este hombre no conseguía concretar. Sin embargo un día, él mismo se había conseguido su teléfono y la había llamado para invitarla a salir ese mismo viernes. Ella estaba feliz.

Será un nuevo comienzo acaso???... solo sus guías lo sabrán.

No dudes en seguir tu Brújula Interior...

el corazón siempre sabe hacia dónde va tu norte.

SESIONES INDIVIDUALES
a. Constelaciones familiares individuales
b. Lectura de Registros akáshicos
c. Canalizacion 
d. Sanación y Bendición de útero
e. Sanación de abortos energéticos
f. Recuperaciones de alma (recuperación de fragmentos)
g. Sesiones de Pareja
h. Sesiones de Registros akáshicos en pareja

 


Contacto

Nayi Quinones Li

Metro Simón Bolivar, La Reina.
Santiago

celular: 68403267