Conexión con el Sagrado Femenino

 

Elegí conscientemente dejar la guerra entre hombres y mujeres.
Literalmente un día pensé que ya no quería estar mas en eso. Mi decisión se basó en que seguir siendo leal al dolor de mis ancestras chinas donde las niñas eran botadas como basura a la calle, donde la mujer no tenia ningún valor y eran abortadas. A mis ancestras que fueron humilladas, violentadas, víctimas de infidelidad, abandono y violaciones. A mi propia vivencia de un padre emocionalmente ausente y una madre y abuelas guerreras sacando adelante practicamente solas a la familia, fidelidad a todo ese dolor... generaría amas dolor.
Me convertí en la "traidora" de mi linaje. Me di cuenta de que si seguía enojada y excluyendo a los hombres, culpándolos de todos mis males y el de mis ancestras, me iba a quedar sola (sin pareja masculina). Sí, mi primer impulso fué el amor de pareja, después ví que estaba enseñando a mi hija a despreciar a los hombres, especialmente a su papá. Lloré, sentí el dolor de mis ancestras, me revolqué en mi miseria y culpabilidad. Y decidí darle la espalda a ellas... primero a mi mamá, cuando le pedí que ya no me hablara mal de mi padre. Si iba a dar el paso, debia ser sincero, debía ser real. Y lo mas real era mi padre, el hombre del que yo venía y del que yo había recibido consciente o inconscientemente información negativa durante toda mi infancia. Fué doloroso. Comencé por "mirarlo". Y la magia sucedió... comencé a "ver" a mi compañero. La decisión y el paso estaba dado ya no había vuelta atrás. Si me dedicara a sanar solo las heridas de las mujeres, sería inconsecuente conmigo misma y mi trabajo. No podía ir por la vida diciendo que "todos somos uno" hijos de un mismo creador, y mirar a los hombres como los enemigos.
Mi búsqueda de la unidad estaba iniciada. Esto hace ya casi 20 años. No fué como que un día desperté y se me ocurrió. Si viera a los hombres como los "malos" y las mujeres como las "víctimas", sería inconsecuente con lo que digo, hago y pienso. Siento y creo que hombres y mujeres hemos sido heridos por acciones pasadas de nuestros ancestros, falta de conciencia, de amor y generosidad. Grandes heridas nos han separado. Debía elegir... Elegí el amor, elegí mirar, perdonar, abrirme... elegí tener un compañero varón, amarlo y reconocerlo, darle un lugar y tomar mi lugar. Ha sido difícil, mi tendencia es hacia el matriarcado, gobernar desde mi mente sobre mi útero. Pero eso me causa dolor. Soy mucho mas feliz viviendo en el perdón, en el amor, en la inocencia, uniendo mi corazón y útero. Porque me di cuenta que perdonando a lo masculino que hay en mi, me unía a lo femenino que habita en mí.
Miro a mis ancestras, lo mal que lo pasaron y les doy las gracias con mucho amor... porque esta felicidad que he conquistado, esta conciencia de integración, este amor, esta relación de pareja con un hombre amoroso, también es gracias a ellas... a mi madre y su femenino herido a mi padre y su masculino herido... Me reconozco, ya no como una traidora a mi sistema, sino, como una buscadora de algo diferente. Tuve una opción diferente... gracias a ellas, gracias a ellos.
El sagrado femenino es ver mi divinidad, unido femenino y masculino en ese abrazo eterno entre el Dios y la Diosa. Es experimentar las cualidades de la DIOSA, perdón, compasión, amor, abundancia, paciencia, constancia.

 

No dudes en seguir tu Brújula Interior...

el corazón siempre sabe hacia dónde va tu norte.

SESIONES INDIVIDUALES
a. Constelaciones familiares individuales
b. Lectura de Registros akáshicos
c. Canalizacion 
d. Sanación y Bendición de útero
e. Sanación de abortos energéticos
f. Recuperaciones de alma (recuperación de fragmentos)
g. Sesiones de Pareja
h. Sesiones de Registros akáshicos en pareja

 


Contacto

Nayi Quinones Li

Metro Simón Bolivar, La Reina.
Santiago

celular: 68403267